sábado 16 de mayo 2020

Hoy queremos hablar un poco de un tema que afecta a los familiares o personas que toman la responsabilidad de cuidar de un adulto mayor.  Esta actividad puede ser llevadera, pero, en ocasiones puede tornarse estresante y agotadora.  


Por ello, definamos lo que es el "Síndrome de Cuidador Quemado".   Este síndrome es el resultado del estrés que experimentan los cuidadores cuando las demandas de cuidado que viven diariamente se vuelven intolerables.  Esto, causa que hayan cambios en su comportamiento y su salud de afecte negativamente.  Cuando estas exigencias sobrepasan la capacidad física, emocional y mental de quien cuida, ocurre una sobrecarga de estrés que generan síntomas como:

  1. agotamiento físico y emocional
  2. falta de sueño o dificultad para dormir
  3. falta de energía
  4. demostrar estar bajo estrés excesivo y tensión
  5. mostrar irritabilidad extrema o coraje con quien cuida
  6. sufrir momentos de depresión
  7. padecer de ansiedad 
  8. falta de concentración y dificultad para cumplir con tareas cotidianas
  9. reducción en la satisfacción por actividades que le eran de interés
  10. descuidar su salud por estar ocupado o porque no le interesa
  11. aislarse socialmente de sus amistades
  12. enfermarse con cierta frecuencia
  13. llegar a utilizar alcohol, drogas o medicamentos excesivamente

En muchas ocasiones la responsabilidad de cuidar de un ser querido por tiempo prolongado, recae sobre uno o dos familiares.  Mayormente, el cuido es de personas enfermas o ya encamadas, lo cual requiere de un esfuerzo no solo físico, sino emocional y mental para lidiar con quien se cuida.  En Puerto Rico, de acuerdo al Informe del Depto de Salud del 2014 las 5 enfermedades con mayor causas de muerte lo son: Enfermedades del Corazón (como la hipertensión), Diabetes, Cáncer, Alzheimer y Enfermedades Cerebrovasculares (Derrames). Todas estas, en su mayoría pasan por un proceso por el cual el paciente ha de ser cuidado en su casa, hospital o a veces en ambos. 

Pero, hablemos de soluciones a este síndrome, pues aunque el cuidar siga siendo una gran responsabilidad, solo se puede realizar si quien cuida está apto para ello. 

De acuerdo al libro "Para cuidar hay que cuidarse" de la Dra. Enna Santiago, quien ostenta una Maestría en Gerontología y un Doctorado en Salud Pública de la Universidad de Walden en Minesota, hay varias formas para que el cuidador reciba ayuda.

Por ejemplo: 

1- Los familiares cercanos pueden ofrecerse a: 

  • Compras comestibles o artículos de necesidad
  • Aportar dinero para medicamentos o gastos del hogar
  • Ofrecer transportación a citas médicas
  • Ayudar con algunas reparaciones en la casa (cambios de bombillas, arreglos de plomería, cortar la grama)
  • Quedarse un rato con quien se cuida para que el cuidador pueda salir un rato a su cita médica, la iglesia o a una reunión con un grupo de apoyo.

2- Buscar ayuda profesional que guíe al cuidador en el manejo de sus sentimientos y emociones. 

3- Contratar personal cualificado para labores que el cuidador ya no puede hacer por sí solo como: el aseo personal y limpieza de la casa.

4- El descansar unas horas de la responsabilidad de cuidar, permitiendo que quien cuida, pueda recuperar su cuerpo del agotamiento. 

5- Tener un grupo de apoyo a quien el cuidador pueda recurir en momentos que necesita ayuda. Mientras más grande el grupo de apoyo mejor. 

6- Infórmese de la condición o enfermedad que aqueja a quien cuida, de esta forma reconocerá sus limitaciones.

7- Habilite un lugar en su casa donde pueda relajarse y descansar, escuchar música, ver TV, leer o hacer actividades que le agraden. 

8- Realize ejercicios al menos 3 veces en semana.

9- Consuma alimentos sanos. 

10- PIDA AYUDA. 


Cuidado Atentto surge reconociendo la importancia que tiene el cuidar de un familiar o ser querido.  Por ello, hemos desarrollado opciones de cuido en casa u hospitales que se ajustan a las necesidades de quienes cuidamos. Permítanos ser un apoyo y descanso a la ardua labor diaria de cuidar. Contamos con personal disponible en el área Metro y Norte de Puerto Rico para apoyarle, ya sea de forma contínua o temporera. 


Otros Artículos